Ángel Gabilondo: “Sra. Cifuentes, asuma su responsabilidad con una versión verdadera de lo ocurrido o con las consecuencias de no hacerlo”

INTERVENCIÓN ÍNTEGRA DE ÁNGEL GABILONDO

Su intervención no ha despejado las dudas razonables sobre este asunto. La confianza que podamos tener los madrileños y madrileñas en usted como presidenta de la Comunidad de Madrid se ve, por tanto, seriamente afectada. Y necesitamos esa confianza. Pero debe estar amparada en actuaciones adecuadas y en explicaciones convincentes.

Usted, o personas de su entorno, han ido cambiando la versión de lo sucedido a medida que se conocían nuevos datos. El resultado es que cada vez la cosa se oscurece más, se enrarece.

La primera información decía que usted se matriculó en el Máster de Derecho Público del Estado Autonómico de la Universidad Rey Juan Carlos en el curso 2011-2012. Ahora parece que lo hizo fuera de plazo. Una irregularidad.

Consta en el expediente que la Universidad conserva que aprobó varias asignaturas excepto Financiación de las comunidades autónomas, de 3 créditos, y el Trabajo Fin de Máster (TFM), de 24 créditos, donde en las actas figura como “No Presentado”. Primero dijeron que es porque se había dejado 2 asignaturas de las que se matriculó más tarde. Con posterioridad, una nueva versión señaló que todo se aprobó en el primer curso matriculado, aunque haya una matriculación posterior. Más confusión.

Se cambiaron dos notas de “No Presentado” a “Notable”, ambas con un coincidente 7,5, dos años después de matricularse. Irregular. Lo hizo una funcionaria que ni trabajaba en el Servicio de Posgrado ni en el mismo campus donde se impartía esa titulación. También irregular.

IMG-20180404-WA0002Las primeras informaciones que dio la Universidad y las que dio inicialmente usted no cuadran. La propia Universidad ha acordado recabar más datos para conocer exactamente la situación. Fíjese usted a donde ha llegado con este asunto que ya no sólo ha puesto en cuestión su credibilidad, sino la de la propia Universidad. De nuevo, confusión. De nuevo, implicando a otros.

La normativa de la Universidad indica que el Trabajo Fin de Máster se realizará en defensa pública y presencial, tras haber superado el resto de las asignaturas. De hecho parece ser que hay constancia de que se matriculó en el curso 2012-2013 en las dos asignaturas pendientes, una de ella este Trabajo… O no. Cada día sostienen una cosa diferente. Y esto es decisivo. Más y más confusión.

 Según el sistema informático de la Universidad no es que las asignaturas se aprobaran en un curso posterior, sino que se modificaron casi 3 años después las calificaciones de “No presentado” en el primer curso en el que se matriculó. Más irregularidades.

Los sistemas informáticos permiten modificar notas que pueden provenir de un error al transcribirlas, pero las universidades controlan mucho esto para evitar manipulaciones. Siempre parten de unas actas proporcionadas por el profesor. Requieren garantías para que nadie pueda atribuirse títulos no cursados. Es evidente que puede haber errores, pero improbable en másteres con un número reducido de estudiantes. Y los errores se corrigen al poco tiempo de rellenarse el acta. La posibilidad de modificación posterior queda abierta a reclamaciones complejas (defensor universitario, tribunal adicional, resolución judicial) algo potencialmente posible pero altamente inusual. Y desde luego es inverosímil que en dos actos diferentes de calificación se produzca el mismo y significativo “error administrativo” en la misma persona. Irregular e increíble.

A partir de ese momento, no cesa la revelación de presuntas irregularidades sobre el máster que usted manifiesta haber cursado.

Primero, sus compañeros de clase no recuerdan haberla visto nunca en el aula, a pesar de tratarse de un programa presencial de 600 horas. Ahora tiene usted que aclarar, en esta sede parlamentaria, si asistió a las clases o no.

 Segundo, la composición de la Comisión de Evaluación del Trabajo de Fin de Máster era ilegal, ya que las tres profesoras no deberían haber sido de la misma universidad. Tampoco parece normal que tenga usted como alumna el acta que firmaron supuestamente ellas. Ilegal e irregular.

Tercero, el Trabajo Fin de Máster no aparece, aun siendo el trabajo más relevante de un postgrado de esas características, que debe ser dirigido por un tutor. Ese trabajo aún no ha sido presentado hasta el momento ni por usted ni por la propia Universidad. Por eso necesitamos que nos dé para empezar su palabra de que lo entregó y defendió.

Cuarto, la Universidad Rey Juan Carlos, tras una confusa rueda de prensa, con explicaciones insuficientes, ha abierto una investigación a la que ha incorporado observadores externos.

En 2012 usted ya era la delegada del Gobierno en Madrid, aunque nos ha presentado documentos fechados con anterioridad con la profética dirección de su domicilio en la Delegación del Gobierno.

 La Universidad pública debe ser la primera interesada en constatar si la obtención de su Máster ha obedecido a motivos académicos y a un proceder intachable.  Lo necesita también usted, lo necesitan quienes han estudiado y estudian, han trabajado y trabajan en esa Universidad, singularmente quienes cursaron efectivamente ese Máster, todo el sistema universitario público y todos los ciudadanos. No basta con una documentación incompleta que no se corresponde en absoluto con los procedimientos y documentos de estos procesos en la Universidad.

Los escritos de asociaciones, de estudiantes (que han llevado el asunto nada menos que a la Fiscalía), de profesores; incluso la recogida de miles de firmas, evidencian que se demanda una explicación verosímil, compatible con los hechos. Hasta el momento seguimos sin una aclaración razonable.

Señorías,  aquí no solo está en juego la honestidad y la honradez. Aquí también está en juego el prestigio y la reputación de instituciones públicas: por un lado, la Presidencia y la propia Comunidad de Madrid. Y, por otro lado, la Universidad Rey Juan Carlos y la Universidad, más concretamente la Universidad pública. ¿Qué sentido tiene poner todo esto en cuestión para  pugnar por tener más diplomass? Siempre defenderemos la buena formación, pero eso incluye, de modo decisivo, el comportamiento como ciudadanos y ciudadanas responsables. Hay dignísimos diputados con biografías y competencias que no se agotan en su titulación académica. Personas comprometidas con la ciudadanía y de comportamiento intachable ¿Es más importante lucir un currículum y ostentar un máster supuestamente no cursado que trabajar honestamente por el bien común? ¿No es más importante ser capaz de decir la verdad que exhibir títulos que no han supuesto para uno mismo esfuerzo y conocimiento?

La necesidad de credibilidad que usted tiene no va a resolverla con la presentación de una querella aún por confirmar contra unos periodistas que han ofrecido una información seria y argumentada. Como ha señalado hoy Sol Gallego, “periodismo es la indagación de los hechos en busca de la verdad”. Si usted dispone de otra más verosímil, ofrézcala.

  En las democracias avanzadas, falsear el propio currículum por quienes desempeñan puestos públicos conlleva serias consecuencias. Es el engaño lo que se penaliza. Asuma su responsabilidad con una versión verdadera de lo ocurrido o con las consecuencias de no hacerlo. No bastará con hablar de otros asuntos. Hoy la comparecencia es para dilucidar la veracidad de su expediente, esta vez en lo relativo al máster que en su currículum figura como cursado.

En su desconsideración con este asunto, señora presidenta, no puede usted arrastrar a toda la región, a instituciones con personas honradas, esforzadas, honestas y trabajadoras, que son mayoría en la Comunidad de Madrid. La falta de una adecuada explicación dañará aún más a las instituciones, y eso es ya un perjuicio democrático que entre todos estamos en la obligación de evitar. Usted también. Si no la ofrece su currículum sería mera apariencia de lo sucedido. Y así no se puede ser presidenta.

Asuma su responsabilidad con todas las consecuencias. No es un hecho menor, sino todo un síntoma de un modo de concebir el ejercicio del poder como un privilegio que le exime de los mismos requerimientos que sus iguales. No hay razón para que usted tenga ese privilegio.

En nuestro Grupo entendemos que nos corresponde asumir la responsabilidad de nuestra tarea parlamentaria. Lo hacemos y lo haremos. Ahora es su oportunidad, a fin de no dañar más a la Comunidad de Madrid.

A falta de una explicación verosímil hemos de pensar cuál ha de ser nuestra responsabilidad para reclamar la suya, antes de que el perjuicio institucional sea aún mayor.

Suele decirse que Voltaire señaló que: “Las falsedades no solo se oponen a la verdad sino que a menudo se contradicen entre sí”.

También te podría gustar...

Menu Title